El hombre dibujado

la esbilla entintada

Algunos tebeos (5)

The Black Dragon (1-6 Epic) Chris Claremont/John Bolton, EEUU, 1985

Fantasía medieval post-Excalibur donde personajes reales y ficticios se entremezclan en conflictos mágicos por la posesión del espíritu mismo de Gran Bretaña. El arte de Bolton es apabullante, con su expresiva y al tiempo majestuosa síntesis de Harold Foster, prerrafaelismo e ilustración feérica, tal vez donde resulta de una pureza más sobrecogedora en contraste con el pobre diseño de las criaturas demoníacas. Violenta y tenebrosa, lleva a los héroes al límite y hace parecer su derrota segura, con lo que la lectura resulta apasionante pese a que Claremont se pelee con el formato a lo largo de la misma, al aplicar recursos del cómic serializado de superhéroes improcedentes sobre un relato autoconclusivo. Habla en exceso sobre el dibujo, sobrecargando las viñetas de información superflua y monólogos interiores redundantes, pero de nuevo, el vigor y dramatismo el conjunto limita el daño. Irregular pero hermoso, demuestra el grado de sofisticación al cual llegó a mediados de la década de los 80 el tebeo comercial americano.

The Black Beetle (0-4, Dark Horse), Francesco Francavilla, EEUU, 2012/2014 Planeta DeAgostini 

Pulp sin ironía, ni originalidad, que tanto es una variación sobre La Sombra/The Spider/Batman como del Bogavante Johnson de Mignola pero sin el aire de extravagancia fantasmagórica de este. Francavilla conduce la acción a la perfección a lo largo de viñetas y páginas que se cuentan sin necesidad alguna de textos de apoyo, lo cual hace la presencia de estos redundante, en especial en cuanto resultan repetitivos entre ellos. El planteamiento de nazis/sectas/arcanos de la primera historia se abandona en beneficio de otra mucho menos pintoresca de venganzas mafiosas y archivillano disfrazado, mientras recordatorios de la primera se insertan a modo de interludios.  Un serie de diseño espléndido, desde la tipografía al color (de paleta reducida) pasando por la ambientación en unos años 40 reimaginados, y poco más.

Rosalie Blum (La Cúpula, 2012), Camille Jourdy, Francia 2007-09,  

Relato costumbrista, entre el humor excéntrico y el melodrama cotidiano, que basa su encanto y capacidad emotiva en su minuciosa observación de la realidad traducida luego en clave melancólica. La historia cruza a tres personajes solitarios, marcados por su incapacidad/elección de lidiar con la realidad que encuentran sin saberlo un motivo para superar el momento en las singulares relaciones secretas que establecen. Azarosa en apariencia, extraordinariamente construida, penetrante en su sencillez psicológica, no deja de ser una historia para sentirse bien, que recompensa puntualmente al lector/personajes, pero el hemorso acabado, de expresivo dibujo y gran empleo del color y el respeto que muestra por los personajes desarticulan cualquier sensación sentimentaloide.

Patsy Walker aka Hellcat! (1-5 Marvel), Kate Leth/ Brittney Williams, 2015-16

Tebeo descaradamente coyuntural, efímero y encantador por igual. Con inteligencia y en coherencia actualiza la encarnación original del personaje como comedia romántico-adolescente (ahora hipster, irónica y neurótica) decantando en el proceso el resto de sus iteraciones hasta lograr con sencillez una Patsy que es todas. Dibujo/expresividad manga, con inflexiones que van desde el estilo Archie a Bruce Timm o el cartoon, constante humor disolvente, exceso de diálogo, torpeza en la acción y narrativa atropellada. Puede hacerse cargante a base de subrayar su propia excentricidad cómplice.

La familia Carter: Recuerda esta canción (The Carter Family: Don’t Forget This Song, Impedimenta), Frank M. Young /David Lasky, EEUU, 2013/2017 Impedimenta

Biografía impresionista de la que fue (es) entidad fundacional de la música folk/country/blues americana estructurada como si fuese páginas de un dominical (breves historietas de cuatro cinco páginas) que repasan su vida desde una perspectiva histórico-personal. De estilo austero, en coherencia con la música y experiencia vital de los biografiados, ofrece una impresión vívida de un lugar y un tiempo, es penetrante en cuanto a la psicología de los personajes y reivindica figuras al fondo, como la del guitarrista negro Lesley Riddle, mano derecha de A.P.Carter en su labor de folklorista, a través del cual se cuestionan las fronteras raciales. Didáctica siempre, preferiblemente humorística y ligera, parece a veces algo Reader’s Digest y demanda cierta familiaridad respecto a las canciones que constantemente se recrean. Emocionante final, que de algún modo recuerda al de El joven Lincoln y remata el nosequé fordiano de todo el tebeo.

Spaceman (1-9 Vertigo), Brian Azzarello/Eduardo Risso, 2011/2013 ECC

Ciencia ficción, sátira de vuelo muy bajo (y objetivos fáciles) y anticipación realista que parecen dos historias antiguas independientes, amasadas pero nunca mezcladas en una nueva y estiradas en nueve esqueléticas entregas. Por un lado la peripecia en Marte de una misión de simios modificados, los Spacemen; por otra el secuestro de la hija (adoptiva) de una pareja de celebridades cuya vida es un reality show…que terminará por cruzarse con uno de estos Spacemen. Todo muy explicado por arriba pero representado con cierta fuerza por Risso y con un interesante trabajo en la creación tanto de la jerga como del paisaje futurista, como una gran favela inundada. Ambas historias, además, llegan a sendos clímax insatisfactorios en dos últimos números confusos, atropellados y, lo más extraño, horriblemente dibujados y peor narrados por Risso.

Shortcomings (Reservoir Books), Adrian Tomine, EEUU, 2007/2008 REservoir Books

Relato lúcido y minimalista sobre la realidad (más que probablemente cercana a la de Tomine) de las relaciones de pareja y la política racial en un círculo social determinado. Precisa en lo dramático y la observación, con un uso formidable de la elipsis, tiene el valor tanto de presentar a un protagonista desagradable, mezquino e hipócrita como de no facilitar salidas claras ni redenciones. El humor es amargo, el tono, entre irónico y confesional, típico del cómic/cine/música indie americano y el estilo limpio, de trazo delicado y fino, partiendo de influencias de Daniel Clowes, los Hernández o Terry Moore pero ya personalizado en una ilustración de singular melancolía.

+

El sheriff de Babilonia (The Sheriff of Babylon, 1-12m Vertigo) Tom King/Mitch Gerads, 2015/2017 ECC

https://neville.es/2017/05/16/el-sheriff-de-babilonia-principio-y-fin-da-la-civilizacion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: