El hombre dibujado

la esbilla entintada

Algunos tebeos (4)

Daytripper (1-10, Vertigo), Fábio Moon y Gabriel Bá, 2010, EEUU

Por muy poético que sea, celebrar la vida a través del recordatorio constante de que puedes morir (o que te maten) en cualquier momento a uno se le atraganta. Sadismo sentimental, no por sentimental menos sadismo. La cercana sensualidad del dibujo, la sencillez narrativa que de ello emana, contrasta con lo artificial del diálogo, lo cliché de los sucesos y la filosofía  de autoayuda de los textos. La emotividad se busca a la fuerza, aunque se ve limitada por la austera brevedad de cada historia y la melancolía tropicalista. El penúltimo número cierra las variaciones sobre las edades y las muertes del personaje central en un contexto onírico y el último, un epílogo, contesta esto mismo desde el naturalismo, en sendos recapitulaciones de todo lo anterior.

Ms. Marvel (1-7, Marvel), G. Willow Wilson/Adrian Alphona-Jacob Wyatt

Spiderman como una adolescente musulmana de Nueva Jersey que reedita/adecúa el molde básico original probando su vigencia. Dentro de su retórica clásica para los superhéroes cercanos Marvel introduce con inteligencia cuestiones de género e identidad cultural/religiosa, explorando la fricción dentro tanto de los USA como de un núcleo familiar compuesto por inmigrantes de distintas generaciones/asimilaciones. Esto nunca ensombrece el tono, apegado al humor costumbrista, el reconocimiento del fenómeno pop al cual pertenece y el sentido de la aventura. El dibujo de Alphona, desgarbado, sinuoso de influencia japonesa bien (y en coherencia con la protagonista y sus referentes) integrada personaliza el conjunto, cambiando hasta el curioso halo luminoso del color cuando es sustituido por un Wyatt, quien  pese a extremar las huellas manga tiene un estilo mucho más conciso y sencillo.

Happy! (1-4, Image), Grant Morrison/Darick Robertson, 2012-13, EEUU

Morrison coge su propio intento de retomar a Batmito en la cabecera de Batman y lo transmuta en una fábula navideña con formato de thriller sórdido; uno de Mark Millar o Garth Ennis en horas bajas. Adolescente en el peor sentido, gratuito y grotesco, todo ello amplificado por el dibujo de Robertson y su propio fervor por recrear las consecuencias de la violencia con minuciosidad. Cuatro números de desecho (literal y moral), de guión refrito, de idea abandonada y retomada porque no había otra. Indigno de un escritor singular como es Morrison, asumible solo como parodia desagradable de los mencionados referentes cuyo objetivo es demostrar lo fácil que es hacer algo así.

Portugal, Cyril Pedrosa, Francia, 2011

Autobiografía y memoria familiar que sigue la ruta, llena de desvíos, paradas, afluentes, jardines reales (que son simbólicos) y elogios al tiempo muerto, de un protagonista/autor en plena crisis de identidad(es). Inmigrante que ya no lo es y nunca lo fue, francés de Portugal, hijo de la segunda generación Pedrosa/Muchat supera la apatía creativa a través del recurso clásico del autor que realiza una obra sobre su incapacidad para realizar una obra. El viaje, físico y metafórico, se realiza hacia el país del que procede y a la memoria por la cual no se había interesado antes. En el proceso lazos se reconstruyen, relaciones se pierden y oscuridades se clarifican al encuentro de un arraigo. El tebeo, como la canción, es el perfecto medio para la confesión y la intimidad y más si como aquí está determinado por un profundo sentido de la observación propia y ajena. Pedrosa simplifica su estilo progresivamente, cada vez más desgarbado y natural y en formidable color expresa el sentimiento preciso de cada momento con una economía de recursos y una sofisticación disimulada tras esa sencillez admirables. Todo es creíble, cercano, sincero, como si la ficción apenas hubiese dado más que una leve pátina.

Lumberjanes (1-8 Boom!), Noelle Stevenson-Grace Ellis-Shannon Waters/Brooke Allen, EEUU

Saga multirreferencial, donde la cita está integrada a la perfección como parte de un discurso entusiasta-irónico-nostálgico, que representa en tebeo la misma tendencia de series animadas tipo Historias corrientes u Hora de aventuras. El dibujo sigue el mismo patrón cartoon, sintetizando esto con el manga o Peter  Bagge, y la narración destierra el tiempo muerto en favor de una acción superpuesta, donde las caracterizaciones-relaciones se definen sobre la frenética marcha. Desborda energía, ternura, expresividad y personalidad propia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: