El hombre dibujado

la esbilla entintada

Piloto sin futuro: Dare

The Controversial Memoir of Dan Dare, en 1990 solo Dare, comenzó a publicarse en la revista Revolver pero terminó de hacerlo en Crisis, ambas propiedad de la Fleetaway. Casi al tiempo, Grant Morrison republicaba allí The New Adventures of Hitler, en origen realizada por él y Steve Yeowell para la revista escocesa Cut. Ambas pertenecen a un territorio intermedio de su carrera. El periodo de transición hacia el mercado norteamericano donde ya había eclosionado con Batman Arkham Asylum, un cómic realizado expresamente con la idea de llamar la atención sobre su sofisticación.

Una obra con ciertos aspectos coincidentes con otras posteriores como la inglesa, Bible John – A Forensic Meditation, donde escrutaba a través del arte de vanguardia de Daniel Vallely unos crímenes sin resolver en Glasgow durante la década de los 60, su infancia, o la americana El misterio religioso, junto a otro avant-garde como Jon J. Muth. Las meditaciones.

En el Reino Unido continuaba con Zenith, serie abierta en 1987 junto a Yeowell y finalizada en 1992, siempre en la clásica cabecera 2000AD. Allí, Morrison reclamaba la posmodernidad desde posiciones que no distinguían lo político del hedonismo. Eran tebeo para después del punk, movidos por la misma necesidad que la música pop que los rodeaba. Madchester, acid house, raves y éxtasis. Morrison como estrella pop. En Estados Unidos mantenía activa Doom Patrol y concluía Animal Man, su puerta de acceso a los EEUU.

Es también su época desmitificadora, de joven turco. Antes de volver a montar los mitos/los superhéroes/los aventureros, tuvo que despiezarlos. Tuvo que ser posmoderno antes para aprender a ser atemporal. Para eso tendrá que llegar a Flex Mentallo, su tebeo/bisagra, su transubstanciación por el mito.

En 1990 Morrison está analizando todavía. Junto al diseñador e ilustrador (publicitario, industrial) Rian Hughes observa a un mito nacional, el aventurero futurista (en un sentido tanto de ciencia ficción como de futurismo artístico) Dan Dare, una creación de la Inglaterra de la posguerra, del gobierno socialista de Clement Attlee. Es el momento seminal de la cultura pop británica, el mercado de los jóvenes y las clases populares, el entretenimiento asequible, rápido y para todos los públicos.

Dan Dare vive sus aventuras espaciales en unos años 90 indiferenciables de los 50. Cuando los 90 llegan de verdad, Dare es una reliquia que vive de una pensión de guerra, quebrantado por las heridas de una Guerra de las Malvinas interestelar en una Inglaterra del futuro pasado. Una utopía que salió mal. Rian Hughes la expresa en grandes espacios en blanco, en líneas limpias que hablan de modernismo y racionalismo. Los colores son rosados, naranjas, verdes, azulados. Las páginas son luminosas pero siniestras. La impresión de conquista, de esperanza alcanzada es la superficie del fascismo, de la sordidez, de la muerte.

De Dare solo queda el icono, el lejano significado de un eco familiar: el símbolo. El tebeo es limpio y estilizado, diseñado al milímetro. Dare es usado como hombre-anuncio por un trasunto de Margaret Thatcher perpetuada en el poder. En la realidad de  1990 todavía era Primer Ministro y su sombra iba a alargarse tras la figura inofensiva de John Mayor y mutar en la viscosa ideología de la tercera vía del laborismo de Tony Blair. Morrison parece predecir tal evolución de un modo extraño a través de ese marciano, el Mekon, némesis clásica de Dare, que garantiza la sostenibilidad a través de la literal consumición de recursos humanos. Soma para todos.

dare-27-crop

El héroe de tebeo opuesto a una maldad ordinaria, travestida y estilizada aquí, pero real como el paisaje brutal de la Inglaterra que Thatcher dejaba con la sensación de deber cumplido. El héroe de tebeo, símbolo de una Inglaterra mejor, una con ilusiones, ya no puede hacer nada en el 1990 de verdad ni en el 1990 de ficción en el que ha desembocado. Todo es un recordatorio de su fracaso; hasta su propia figura icónica.

Hughes dibuja a Dare en perfiles mayestáticos, reinterpretando el cartelismo de guerra. Incluso cuando no interpreta al personaje de sí mismo, su mandíbula cuadrada, las líneas gruesas y rectas compensan el patetismo con la dignidad. Si alude a alguien es a Daniel Torres; su dibujo anguloso, sus diseños urbanos, su luz. Como tebeo inglés resulta extraordinariamente singular. No hay nada del habitual tono grisáceo, de los lápices pesados y el detallismo, del color terroso, de la atmósfera opresiva, cotidiana. Es, por así decirlo, continental.

Hughes es el tipo de dibujante perfecto para Morrison; uno que lo ordena, más que lo contiene. Sus líneas y ángulos son simbólicos en ese aspecto. Una regla sobre la que trabajar. Hay algo de exceso de diálogo puntual, demasiado exposición a veces producto en este caso de la inexperiencia de Hughes como narrador de cómic. Tal vez por los problemas de edición el último número parece algo precipitado. La austeridad y claridad de recursos de las anteriores entregas se diluye en la necesidad de resolver el conflicto y la evolución de Dare de desorientado hombre fuera de época a terrorista nihilista si bien coherente demanda mayor/mejor desarrollo. Lo mismo que el villano en la sombra o la resolución general de la trama, de nuevo explicada y no enseñada.

Dan Dare piloto del futuro que nunca llegó, que se hizo presente insoportables, es al final otro héroe morrisoniano que ha llegado al final de la historia y solo puede triunfar en la destrucción, que hace tabula rasa de su realidad limpiando literalmente la página de dibujo; listo para recomenzar mejor, distinto, de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: