El hombre dibujado

la esbilla entintada

Harry Exton, profesional: Button Man

Button-Man-Get-Harry-Ex-5-8be42

Leo en los créditos de la edición ECC de Button Man que el original fue publicado en 1992. Podía haberlo sido en 1972; o en 1982; incluso en 2002 o ayer. La ficción criminal británica, el thriller, no ha cambiado más que en lo superficial. A veces más autoconsciente, más trabajando en parecerse a sí misma que en serlo, pero desembocando siempre en el mismo lugar: la brutalidad, la sordidez, la crudeza incluso en la estilización sofisticada, el comentario sociopolítico.

Harry Exton, ex-soldado y asesino por contrato, podría haber sido escrito por Ted Lewis; un hermano gemelo del Jack Carter que volvía al Norte. Podría haber sido David Callan externalizando sus habilidades como eliminador fuera del Sistema. Podría ser el reverso de los policías de The Sweeney. Son todos ellos, y otros, hijos de la misma interpretación de los mecanismos de un género pasados por un ojo implacable. Harry Exton, el peor de los malvados, es el héroe accidental de Button Man. Los es porque el suyo es el punto de vista, porque es nuestro protagonista y acceso a un mundo terrible que es el nuestro sin adornos.

Button Man es mejor cuando es menos. Cuando el hierático, tenso, detallado, dibujo (ilustración y narrativa) de Arthur Ranson protagoniza el relato.  La narración en off es sumaria, el diálogo en ocasiones innecesario, redundante. Cuando todo se reduce a lo estrictamente necesario el resultado es hipnótico.  No es necesario tan siquiera leer las palabras; basta con leer el dibujo.Uno puede detenerse en las poses, en las composiciones, en los gestos congelados, las expresiones crispadas, la perturbadora agonía,  en composiciones estoicas; tan exactas que no pueden ser otras. En el rostro esquivo de Exton, oscurecido, distorsionado, fracturado por elementos interpuestos entre el lector y el retrato. Son un relato psicológico dentro de un relato puramente físico, donde el gesto y la acción son llevados a lo esencial.

Cinemático y al tiempo tebeístico en su recursos de puesta en escena (en especial la distribución y tamaño de las viñetas y su perturbación) que transfiguran una historia, directa y sangrienta de acción y misterio en una dialéctica abstracta entre la bala y la herida, entre matar o morir; entre lo urgente y lo que es para siempre.

extractimg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: