El hombre dibujado

la esbilla entintada

Las regiones del sueño: Sandman (x 4)

Sandman-3-Pagina

Sandman Nº3: País de Sueños

Completa en http://cineultramundo.blogspot.com.es/2014/09/critica-de-sandman-n3-pais-de-suenos.html

 La sofisticación de “El Sueño de una Noche de Verano” será pocas veces superada a lo largo de “Sandman”, algunas igualada, ciertamente. El dibujo de Charles Vess, fugado de un cuento, y su cristalina narrativa son factores capitales para el logro, al conseguir que los diferentes niveles y capas que Gaiman organiza –comentándose unos a los otros, estableciendo diálogos entre ficciones, épocas, historias e historia, realidades y “Folklore”, mitos pasados y en construcción…- fluyan con aire ligero pese al peso de aquello que se está contando, tanto para el devenir de la serie, en muchos aspectos resumida aquí, como para la propia idea de la narración, de la creación.

Una ligereza, una aparente frivolidad que es, claro la de “El Sueño de una Noche de Verano” de Shakespeare. La historia de Titania y Oberón, de los caprichos de las hadas –que se nos anuncia en el comic van a dejar el mundo y en consecuencia Morfeo les regala una obra que los hará inmortales, recordados siempre- y su influencia en el mundo de los mortales es, como “Sandman”, una historia de historias, una construcción metalingüística y hasta filosófica con la forma de un arte popular: una comedia para una noche de verano o un tebeo, tanto da.

1

Sandman Nº4: Estación de Nieblas

Completa aquí: http://cineultramundo.blogspot.com.es/2014/09/critica-de-sandman-n4-estacion-de.html

“Estación de Nieblas”, con sus citas a los poetas románticos y su profundo sentimiento romántico él mismo, define al completo y de modo definitivo el pathos de la obra. Muestra a un autor completo y ya fundamental, que domina todos los registros requeridos para lo que se puede definir, sin exageraciones, como la obra de una vida.

La saga, con su imaginería gótica, su sincretismo mítico/religioso, jungiano, donde las historias y mitos tienen réplicas y reflejos de una cultura a otra con resultados homologables, que hablan de un todo narratológico, se convirtió en un éxito popular. La llave que Lucifer entrega, envenenado regalo, a Sueño llegó a transformarse en pieza de joyería, invadiendo, fetichista, el orden real desde el de la página; desde el de las historias, desde el sueño.

“Estación de Nieblas”, además, serpentea dentro de la propia mitología de “Sandman”, ya un universo rico y complejo pese a estar aun en expansión, o de hecho en plena expansión. La cita de Chesterton, procedente de la biblioteca de los “Sueños Impublicados” de Lucien, rima con la propia presencia de Chesterton en “La Casa de Muñecas” como forma humana del“Campo de Violín y por si misma explica el carácter que Gaiman pretende otorgar a “Sandman” como summa de historias y contadores de historias. Filosofía, mitología, religión y narración se sintetizan en un solo continuo sincrético: El relato.

La saga es al tiempo autónoma, funciona como relato individual de intrincada cosmogonía propia ,contenido entre las tapas de este tomo, y como parte vertebral, básica, de un entramado mayor que todavía no sabemos a dónde nos llevará… Pero que ya se nos permite intuirlo. Neil Gaiman concluye aquí tramas anteriores, cierra hilos (Que a su vez abren/tejen otros hilos/historias) y se dispara la mitología/iconografía propia. Personajes, citas entrevistas y menciones personales, alusiones al pasado y al futuro reaparecerán como elementos centrales, haciendo que los sucesos de las reuniones sociales que aquí se nos cuentan, llenas del protocolo y las normas de los cuentos y la magia, y las decisiones tomadas, obligadas o asumidas reverberen en el gran orden de “La Historia” (Con “H” mayúscula) que es “Sandman”.

Junto a esto, el otro gran motivo de “Estación de Nieblas” es la humanidad de las entidades. Sueño de los Eternos, post-superhéroe, villano de pesadilla, príncipe de sueños, folklore universal… es tan humano como cualquier creación de los hombres, como un hombre, después de todo. Gaiman se empeña en explorar la debilidad del Eterno, su humanidad. Sueño es arrogante y falible, también determinado y honorable… y hace lo que hay que hacer, aun sabiendo que eso volverá y será definitivo (o casi).

(…) Y pese a su humanidad todos ellos están, de algún modo dirigidos, sus acciones responden a un gran plan, lo que permite a Gaiman trastear con una ambigua noción del libre albedrío, más que nada porque, después de todo… Todo es ficción, todo es creación de hombre, incluso los dioses y los Eternos. (…)

595

Sandman 5: Juego a ser Tú

Completa aquí: http://cineultramundo.blogspot.com.es/2014/11/critica-de-sandman-n5-juego-ser-tu-neil.html

Los autores por los cuales hay que tener verdadera admiración, incluso devoción, son aquellos que arriesgan su propia seguridad. Esos que, una vez han descifrado la cuadratura del círculo se proponen convertirlo ahora en triángulo. (…)
Para “Juego a ser Tú”, nueva y seguramente más apropiada traducción que el clásico e intrigante “Un Juego de Ti”, Gaiman rebusca en el cajón de los hilos de historias sin contar de “Sandman” y encuentra a un personaje secundario y un espacio del sueño singular que había aparecido en “La Casa de Muñecas” y lo reformula al completo. Barbie, Barbara, deja de ser el reflejo de un personaje, una idea, y se convierte en uno integral, una historia; o varias, porque siempre hay varias y la mayoría quedan sin contarse.

Gaiman, decía, desecha el camino sencillo, y más seguro, de continuar “Estación de Nieblas” y busca otras sendas que demuestren la enormidad del mundo de sueños, ficciones y magia que ha creado. “Sandman”, el cómic, se convierte así en un marco autónomo con respecto a Morfeo, y de hecho no tardarán en llegar las miniseries y series regulares nacidas de ese fenomenal espacio para la fabulación. Incluso obras posteriores del propio guionista, ya sean en tebeo, novela o guiones parecen relatos laterales, que ocurren en los archipiélagos del sueño; lugares con autonomía propia, sujetos a pactos diplomáticos rubricados hace eones, o antes de ayer, que tanto da.

“Juego a ser Tú” nos recibe en un “Nueva York” crudo y realista de los últimos 80 y primeros 90 (…) Parecen, hasta la irrupción de los siniestro, esto es, de los fantástico, un slice of life de sensibilidad posmoderna. Entonces Barbie cruza el espejo del sueño, como la Alicia por otros medios que es y regresa en un tornado, como la Dorothy que también es atravesando un “Sueñomundo” que sintetiza a C.S. Lewis, Lewis Carroll, L. Frank Baum o el mismo Neil Gaiman.

Perjudicado por cierta dispersión estética, un rasgo que en breve Neil Gaiman torcerá en su favor convirtiendo esta multiplicidad de dibujantes en una traducción estética de la percepción inaprensible e inefable del sueño, y de Sueño, “Juego a ser Tú” propone, y ejecuta, con enorme elegancia y seguridad narrativa un cuento terrible, como la mayoría de ellos. Una narración llena de reglas no escritas, pero que uno no debe romper bajo ningún concepto. Un tenebroso rito de paso a la madurez donde la muerte, el desengaño y la renuncia es el precio que se cobra la búsqueda de la identidad.

sandman-6-august

Sandman 6: Fábulas y Reflejos

Completa aquí: http://cineultramundo.blogspot.com.es/2014/11/critica-de-sandman-n6-fabulas-y.html

Las historias cortas de “Sandman” no son la manera de Neil Gaiman de hacer tiempo hasta el próximo gran arco argumental. No son simple relleno; son una parte integral de una cosmogonía hermosa, terrible y compleja. Piezas sueltas de un gran cuadro general que podemos ver más de cerca, exentas. Podría decirse, incluso, que “Sandman” es, en realidad, estas historias cortas.

En ellas encuentra significado la serie de Gaiman, su idea de la historia de las mil historias que comentaba aquí mismo al reseñar la primera entrega del presente coleccionable de ECC. A través de ellas el autor, que es otra forma de Morfeo en nuestro plano de la existencia, ofrece un catálogo lleno de presente, futuro, pasado, variaciones y premoniciones de su fascinante creación central y del vasto universo que crece a su alrededor, intrincado como una narración oral setenta veces siete transformada.

La mayor parte de esto números son, además, historias contadas por unos personajes a otros, capas de narración por tanto, o involucran a Sueño con personajes reales o con distintas mitologías en una sincretismo que es central en la obra. Y hay muchas maneras de contar una historia, parece decirnos Gaiman, aunque quizás solo una la correcta; y si no se hace bien uno puede estropearla, como se estropeaban los libros por ser mal leídos en “Amanece que no es Poco”.

En “Fábulas y reflejos”, la presente colección de narrativa breve en formato de tebeo, Gaiman encuentra también la solución a la irregularidad artística de la cabecera. Al encargarse de cada una de estas historias una dibujante distinto, de estilos tan dispares como el esquematismo expresionista de Kent Williams en “Miedo a Caer” y el barroquismo lujuriante de P. Craig Russell en “Ramadán”, la naturaleza polimorfa de Sueño (y su universo líquido, maleable) encuentra una elegante justificación definitiva: no hay forma definitiva, solo distintas percepciones e interpretaciones.

“Fábulas y Reflejos” está lleno de reflexión sobre el camino recorrido y de subterráneos anuncios del que está por recorrer, tal es el fatalismo de la obra de Gaiman, marcada por, ya se sabe, Destino, uno de los hermanos, uno de los “Eternos”. El libro ya está escrito, nos dice Gaiman, paremos un momento para ver de donde venimos y mirar a donde vamos… y lo que hemos dejado a nuestro alrededor. “Sandman” es una serie llena de pasado, de ese que se arrastra como una piedra, del que vuelve siempre para pagar sus deudas. A estas alturas ya sabemos que el mundo del sueño está lleno de reglas y que nadie puede romperlas; y estas sirven para todos, hasta para el dador de forma, Sueño mismo.

Hacia allí y desde allí. Pasado y futuro, eso es lo que recorremos en “Fábulas y Reflejos”, buscando los lazos, los pactos y las decisiones, las obligaciones y los errores que han determinado y van a determinar el devenir de un serie que sobrepasaba ya aquí la mitad de sus números, el momento de recapitular y preparar la ceremonia inminente. Deseo, el hermano/hermana, parece determinar también, en “Off” dramático, las historias aquí recogidas. Todas ellas hablan, de un modo u otro, de lo que se quiere, de lo que se teme perder o secretamente aterra conseguir. Un clásico de los cuentos, claro, engañar al destino, cumplir los deseos.

Hay también un par o tres de obras maestras aquí dentro. Ningún número desmerece, eso tampoco, Gaiman ha encontrado el oficio y ya parece (es) incapaz de escribir nada siquiera mediocre, pero algunos tocan el cielo. “Orfeo”, por ejemplo, es una de la más estremecedoras narraciones contadas por Gaiman y uno de los mejores cómics de su tiempo gracias a la impresionante plástica cruenta de Bryan Talbot (Maestro a reivindicar, a todo esto) y “El parlamento de las grajos”, donde Gaiman homenajea la viejas cabeceras “DC” de “The House of Mystery” y “The House of Secrets” y revela, nada menos, que el final de su propia creación… Que es, claro, otro principio, otra historia.

Neil-Gaiman-The-Sandman-The-Song-of-Orpheus

http://cineultramundo.blogspot.com.es/search/label/SandMan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: