El hombre dibujado

la esbilla entintada

Los hijos del Siglo: Planetary. Una oda pulp

Publicado en Más 24 y reescrito en Ultramundo (Planetary Nº 1 ECC)

Planetary_27

Planetary es un diamante, un caleidoscopio. También es una catedral, pero una con sentido del humor, no circunspecta, ni grave. Una gótica, además, levantada para acariciarles la mejilla a los dioses de la imaginación.

Warren Ellis y John Cassaday, indispensables el uno y el otro,  levantan un elogio a la maravilla, un breviario popular donde un trió de “hermenautas” de lo pulp, guerrean contra la pérdida del sense of wonder, contra lo prosaico y lo “realista” en los comics y en la realidad, en la cultura popular y en nuestra propia existencia. Como Los Invisibles de Grant Morrison están en guerra abierta contra la vulgaridad y el pensamiento uniforme, contra la negación, son la facción armada de la imaginación en estado salvaje y su misión es impedir que esta sea vendida por Los Cuatro, renegados de esa misma imaginación. Como los cientihéroes de Alan Moore en sus America’s Best Comics,reivindican los orígenes de la cultura pop del Siglo XX, y su vigencia, en los hombres misteriosos del pulp con el fin de cartografiar la historia secreta del mundo.

Escribe Grant Morrison en su fundamental Supergods  que “Planetarypretendía crear  un mapa que abarcara todo el territorio de los fantástico, que tejiera todas y cada una de sus hebras en una visión única de todo el campo de la literatura de superhéroes”. Como el Flex Mentallo de Morrison, y también en cierto modo como el Watchmen y el Supreme de Alan Moore e incluso el Sandman de Neil Gaiman, Planetary era un cómic-ensayo, “una lectura de acción, un tratado vivo y con argumento sobre la cultura popular, que funcionaba igual de bien como historia de aventuras que como oda a la imaginación y la extravagancia“.

PLANETARY Nº24 PAGE 21 COMP

Planetary es, quizás, el primer cómic del Siglo XXI y el último de XX, un hijo de siglo, como el propio Elijah Snow, o como Jenny Sparks líder de esa Authority creada también por Ellis. Compatibiliza, en sus luminosas páginas, donde la limpieza de trazo y planificación de Cassaday sintetiza a Otomo conSteranko, la melancolía del pasado y la esperanza del futuro. En cierto modo es la definitiva ruptura con la angustia y la oscuridad del cómic post-Watchmen, precedida claro está por la violencia catártica y descaradamentepunk de aquellos Authority.

También significaban la orgullosa exhibición de toda una tradición (contra)cultural pop-pulp como algo de lo que estar orgulloso, como algo complejo y brillante, significativo y valioso… y encima Planetary molaba más que nada en este mundo: Elijah, Jakita Wagner y The Drummer eran épicos y superlativos, eran los superhéroes para el nuevo siglo de las luces digitales.

El genio de Warren Ellis consiste en sublimar el componente de historia en clave del tebeo. No se preocupa en disimular sus trasuntos, pero tampoco se dedica a subrayarlos, y de nuevo el minimalismo de Cassaday resulta capital.Planetary logra existir con autonomía respecto a sus referenciados, no se limita a ser una galería, un “quien es quien”, sino que crea personajes atemporales, emotivos y singulares, que enriquecen esa base ensayística, reflexiva, de la obra. Y el conjunto es casi inabarcable, depurado estilísticamente, abrazando la simplicidad como camino a la polisemia, a la sangría que nos separa de la página.

3490

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: