El hombre dibujado

la esbilla entintada

El chico más poderoso del mundo: Superboy ¡Smallville Ataca!

Publicado íntegro en Ultramundo

Superboy ¡Smallville Ataca! Jeff Lemire

LEER (…) El primero, ciertamente, no puede ser más prometedor: una historia agradable y luminosa cuyo principio y final riman a través de pequeños detalles que se revelan capitales y hablan de eso, de la importancia del detalle. Lemire establece con agilidad la nueva premisa para el conflictivo personaje de Conner  Kent, ese híbrido del ADN de Superman y Lex Luthor, clon definitivo y angustiado adolescente con responsabilidades de semidiós y herencia de archivillano que, bueno, intenta ser un chaval normal recorriendo los pasos de Clark Kent.

Smallville, el pueblo más atareado de todo el Medio Oeste, vuelve a ser el escenario para Superboy. La luz a la Norman Rockwell llena las viñetas de americana superheróica. Los personajes aparecen bien perfilados y un solo número sirve para presentar (o retomar) al elenco de secundarios, a la amenaza (una inminente y otra latente), al escenario, acogedor, familiar, el interés romántico, Lori Luthor (sí, una sobrina de Lex) y hasta el tono del relato, tanto estético como, digamos, espiritual. Conner tiene una voz reconocible y, a su vez, pandorasb_600reverbera en él la herencia del Superboy clásico y del imaginario televisivo de Smalville, ese pueblo lleno de secretos. Lemire plantea también la presencia de la magia y de lo extraño con la aparición del Fantasma Errante y una serie de guiños (superficiales) a la idea del Lynchtown y al propio David Lynch… pero son más cosa de fan y de dar pátina al tebeo que de otra cosa.

El dibujo de Per Gallo es malo desde el primer número, eso sí; y luego empeora. Confuso en la narrativa, con figuras que parecen madelman, rigidez por doquier, perspectivas calamitosas, rostros repetidos (incluso de unos personajes a otros), fondos progresivamente ausentes y acabados de amateur. Sus escasas posibilidades se ven asesinadas, encima, por un grimoso color, de textura de plástico, a cargo del otras veces excelente Jamie Grant. (…) LEER

Todo esto, decía, lo orquesta en un solo número… y luego se pasa otros nueve estirándolo para resolverlo atropelladamente (y mal) en los calamitosos dos últimos. Entre medias relleno, mucho (incluida una confusísima relectura del Para el hombre que lo tenía todo de Alan Moore) y llamadas al imaginario clásico, al cual remakea sin mayor gracia ni personalidad. Desde Conner trasnmutado en un joven Clark pero operando como Superboy en Smalville, con todo lo que eso chirría, hasta carreras contra Flash o la importante aparición desde el futuro de un nuevo sideckick que remeda la amistad/fundación de la Legión de Superhéroes original. Hay más subtramas que quedan pendientes debido a la cancelación, pero el argumento principal se cierra; de aquella manera, pero se cierra.

Lemire plantea en él la presencia de la magia y el gran mal como enemigos ocultos de Superboy, lo cual nos hace recordar que la magia es la debilidad de Superman. El concepto es atractivo, porque tratar esa debilidad tan singular siempre lo es y no se ha hecho demasiado. Pero a Lemire parece olvidársele, o directamente lo ignora, bien por prisa, bien por desconocimiento, esta debilidad esotérica y todo lo resuelve por la vía del puño. Al final los personajes nuevos o reciclados no sirven para otra cosa que el enésimo ejercicio de retrocontinuidad dentro de una narrativa descomprimida que convierte un tebeo del Superboy original en una dispersa saga de una decena de números en franco declive.

superboy_lemire05_lg26135

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: