El hombre dibujado

la esbilla entintada

Peplum BD: Las águilas de Roma

Publicado en Mas24

Las águilas de Roma es un péplum, moderno y lujoso, o más bien suntuoso, pero un péplum al fin y al cabo. Quiero decir con esto, que su naturaleza se encuentra enraizada en la cultura popular europea, en el europulp de sandalias y espadas, en esta ocasión no en vertiente mitológico-musculosa, sino en la de intestinas intrigas palaciegas y odios africanos.

La serie, que llega ahora a su cuarto tomo, es el primer trabajo como autor completo de Enrico Marini tras una carrera que lo ha situado como dibujante estrella en el mercado francobelga, gracias a tebeos como el thriller de acción internacional Olivier Varèse, la serie de vampiros urbanos Rapaces o la deliciosa saga de aventuras de espadachines El escorpión; la primera junto aMarelle, la segunda obra del clásico Jean Dufaux, y la última de las citadas escrita por Stephen Desberg.
En ellas Marini ha ido depurando un estilo, sensual y dinámico, influenciado en un primer momento por el manga, en especial el trazo de Otomo, con una tendencia inicial a la caricatura que, por ejemplo, desbordaba de energía enGipsy, una serie de acción y ciencia ficción entre John Carpenter y el viejoeurotrash apocalíptico realizada junto al guionista Thierry Smolderen. Todo ello sin desdeñar contagios de Milo Manara o el Patrice Pellerin de El Gavilán, en cierto modo representante de un clasicismo europeo que Marini ha ido integrando en su propio trazo.

cd910-9

En Las águilas de Roma el dibujante suizo no ha perdido ni vigor ni energía, pero ha evolucionado hacia un realismo de remarcable detallismo en fondos y utilería, lujoso, de superproducción en papel y tinta que disimula, con mucho estilo y gracia el carácter de la saga de exploit popular de la más prestigiosa Murena, firmado por Dufaux y el gran dibujante fallecido Philippe Delaby.

Marini cuenta, enmarcado durante las guerras de conquista de Germania, la amistad/rivalidad entre Marco, hijo de un general romano y una germana, y Arminio, heredero de un caudillo querusco cautivo y entregado a Roma para su PlancheS_43184educación y civilización ejemplar, pero que en el fondo sigue siendo fiel a sus orígenes. Hermosos y violentos, los dos héroes, contrarios y por ello complementarios, atraviesan una Roma plausible, de ambientación histórica puntillosa, viviendo un carrusel de intrigas familiares, traiciones y romances prohibidos imposibles.

Si el aspecto histórico ofrece un empaque, digamos serio, la médula de Las águilas de Roma es la entrañable y carismática combinación de aventuras, sexo más o menos indiscriminado y violencia, coloreado por aperturas a lo fantástico, con la forma de sueños premonitorios, y hasta a lo sórdido en su contemplación de los intestinos del poder… y la lucha por el poder.

Sólida en cuanto a guión, más que nada porque Marini entiende que para él es preferible obviar profundidades de tono y complejidades estructurales, ofrece un acabado moderno, una puesta al día de tradiciones (pulp) plenamente europeas que siguen siendo válidas (y divertidas) hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 Ago 2014 por en 2010', BD, Las águilas de Roma, Marini y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: