El hombre dibujado

la esbilla entintada

El principio del final: Batman Inc. o los Batman de todas las naciones contra el Gran Mal

Publicada íntegra en Ultramundo

Batman Inc. Grant Morrison 2012

“Batman Inc.” es la democratización del mito por la, paradójica, vía empresarial. Bruce Wayne regresa de la sanción Omega con una visión: la internacional batamaniana. El arquetipo pop ala alcance de todos, el murciélago como franquicia de la justica de intervención rápida.

Grant Morrison emerge de su propia sanción Omega, de su viaje por los múltiples mundos contenidos en un solo personaje expandido con otra idea: probar si aquello del Batman de todas las naciones todavía sirve, refundar El Club de Héroes que ya había atisbado en la formidable trilogía “La isla del Señor Mayhew”/“Ahora estamos muertos”/ “¡El Caballero Oscuro debe morir!”. En ellas Morrison desarrollaba su mejor versión posible, usando con elegancia uno de los recursos de la posmodernidad: Detective_Comics_215_1955_cover-711880rellenar los huecos. Pero estos tres números con la forma del Diez Negritos de Agatha Christie eran mucho más que un ejercicio de retrocontinuidad,  eran la materialización efectiva, apoyada en el arte opalescente de J.H. Willimas III, de la idea fuerza de toda la etapa del escocés al frente del personaje: los tebeos de ahora, como antes.

Morrison es de los pocos, de los muy pocos guionistas actuales, que escriben cómics como si fueran cómics. Ni películas, ni novelas, ni series… solo tebeos. Aquí lo aplica en una revisitación de “Los Batman de todas las naciones” y “El Club de Héroes”, dos dementes historias de Edmond Hamilton del 55 y el 57 respectivamente, para convertir ese absurdo elemental en parte esencial de una conspiración aterradora contra Batman dirigida por la siniestra organización conocida como El Guante Negro.

Pero aquello era una versión en miniatura, un misterio a puerta cerrada, un tebeo-problema que jugaba con el pasado colorista en el presente oscuro. Algo prendió, algo quedó flotando.

Así, cuando se encuentra prácticamente fuera del personaje, con la DC concediéndole un espacio propio, en un lateral, casi una esquina del Universo Batman, Morrison decide que ese es el momento para regresar sobre la más desaforadamente camp de sus planteamientos para el personaje y colocarla en primer plano. “Batman Inc.” parte de la base revolucionaria de hacer público al murciélago vinculándolo, además, a Bruce Wayne y su labor filantrópico-empresarial… la suspensión de la credulidad tensada a todo lo que da. “Esto es un cómic”, nos dice Morrison, “si ya no pudiésemos hacer cosas así en el cómic, entonces…¿que nos quedaría?”.

batman-inc-4

Para al autor el tebeo, como medio, como lenguaje, como pacto fantástico entre creador, objeto y receptor, es el último reducto de la fantasía, del absurdo y del “todoposibilismo” que queda el contexto (e industria) de la cultura popular. Los cómics de Morrison son la negación del realismo en movimiento. O mejor dicho, la sustitución de cualquier noción de realismo por una propia y singular que es “el realismo de tebeo”. Es decir: si se puede pensar, si se puede escribir y si se puede dibujar… entonces es realista; entonces existe, entonces es posible.

Pero como ocurre con los experimentos y Batman Inc. es un cómic experimental por mucho que lo protagonice Batman y su cada vez más barroca batfamilia y lleve el logo DC en las tapas, estos necesitan de ensayos y errores, de ajustes de medidas y gradaciones. La casi decena de números que ocupan esta fase de planteamiento ofrecen la fascínante visión de una mecánica alucinada en construcción, pero también es fácil perderse en su revueltas, a sus caminos a ningún lado y sus elípsis salvajes que contienen sagas enteras en las sangrías entre viñetas. En especial su clímax (o anticlímax) final, “Leviatán ataca” supone un de los momentos de exceso más destacados de Morrison en la(s) cabecera(s) de Batman. Una experiencia con la narrativa simultánea que convierte Crisis Final en un prodigio de claridad, y un esfuerzo por parte de Morrison por implicar, de modo interactivo (y hasta creativo) al lector en su historia, obligándote a leer en diferentes direcciones y a rellenar por ti mismo las diferentes elípsis retóricas que son signos de puntuación dentro del conjunto.LEER COMPLETA

batman inc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: