El hombre dibujado

la esbilla entintada

“No soy leal a nada… excepto al Sueño”: Ed Brubaker en Capitán América

Publicado originalmente en Mas24, el suplemento cultural de Asturias24.

http://mas.asturias24.es/secciones/letras-vinetas/noticias/el-sueno-se-esta-muriendo-ahora/1395861554

ca-01-00

El mundo se cae a pedazos y ni los superhéroes pueden salvarlo. Es 2005 y George Bush Jr. renueva mandato. La Guerra contra el terrorismo se extiende. Corea de Norte nos dice que tiene armas nucleares y nos reímos. El eje del se amplía como una lineación de villanos de cómic y los USA sigue en Iraq.

Ed Brubaker publica el nuevo número 1 de la cabecera del Capitán América y desde que abrimos el tebeo ya vemos que aquello es distinto. El estilo de Steve Epting, las tintas densas y los colores apagados nos sacuden con una realidad sublimada, con el mundo de afuera carcomiendo el de adentro. El rostro de Steve Rogers, el Capitán América original, aparece semioscurecido por manchas negras, ominosas. El hombre que solo es fiel al sueño, como le hizo decir Frank Miller, lleva esta vez un peso demasiado grande sobre sus hombros; y será peor, mucho peor.31882

Brubaker se llevaba al personaje a su terreno, el que había practicado en Gotham Central junto a Greg Rucka, el de su magistral Sleeper, ese relato de espías con extraños poderes y agencias en continuas guerras privadas por el control del submundo, de la sub-realidad. Pero tenía cuidado de no robar al Capitán América de su propio universo, desnaturalizándolo. El espionaje, las conspiraciones y la traición de los poderes del Sistema estaban en la entraña de las épocas gloriosas del personajes, en especial el influyente y breve paso de Jim Steranko en los 60 y la saga de El Imperio Secreto en los 70, donde el guionista Steve Englehart empujaba al héroe americano, a la encarnación viviente de “la mejor generación”, a enfrentarse al gobierno corrupto de un país corrupto: el suyo.

tumblr_ledfxlxfK41qda5bzo1_1280El pasado es el gran tema de los mejores años de Brubaker y Epting en el personaje, todo ello vertebrado con una atractiva imaginería de conspiraciones, paranoia y espionaje, de introspección y acción que servía para sublimar el estado de caos del mundo post-11S. El Capitán América era cazado por los fantasmas y los demonios, por sus recuerdos de la 2º Guerra Mundial y por los restos de la Guerra Fría convertidos en capitalismo del crimen, medrando en un Sistema acogedor.

Y el peor de sus fantasmas lleva un brazo mecánico, un estilizado antifaz y una estrella roja en el pecho: el Soldado de Invierno. Es un misterioso ejecutor del KGB, una leyenda del espionaje y las agencias secretas, que se disuelve en su propio mito, tan cercano al del Capitán América que es parte de él, una íntima, dolorosa. Es la némesis perfecta, el arma definitiva para un Cráneo Rojo que orquesta su gran plan, uno que, parafraseando a T.S. Eliot no terminará con un explosión, sino con un quejido: el de un hombre agujereado en cuerpo y alma tirado en unas escaleras.

cap11

Epílogo:

El Capi volverá, claro, porque los tipos disfrazados nunca se mueren de verdad y porque Steve Rogers y lo significa no se merecen una derrota tan prosaica, tan sórdida, tan realista. Pero la historia, entretanto, se convertirá en la de otro, en la de un hombre igualmente roto que lucha por recomponerse, una de esas, de redención, tan americanas. Y más adelante, todavía, las cosa volverán a su lugar, porque siempre vuelve, statu quo para los nuevos y viejos lectores, la tranquilada de lo conocido. Llegará también el cansancio, la repetición, el desinterés con los números cayendo, sin peso alguno. Otra historia, no importa, porque la buena ya nos la había contado. Y mereció la pena para explicar un mundo tan terrible en el cual hasta el Capitán América puede ser asesinado.

Anuncios

2 comentarios el ““No soy leal a nada… excepto al Sueño”: Ed Brubaker en Capitán América

  1. John Space
    19 Abr 2014

    Aunque a algunos no nos guste mucho el personaje y Bru tenga esa fea costumbre de descomprimir la narrativa, hoy por hoy esta etapa ya es un clásico. Y ya nos dirás qué tal Soldado de Invierno.

    • adrián esbilla
      19 Abr 2014

      Tengo que decir que esta etapa me gusta hasta un punto… luego me satura y da la impresión de que a Brubaker también. El último año es indigno de la cabecera y del autor. Tampoco el spin-off con Bucky me dijo demasiado. Pero todos sus primeros tiempos, con ese Capi melancólico y cansado, los recuerdos de la 2ªGM y la tensión acumulándose en un uso ejemplar de ese decompressive tan y tan mal empleado, son, efectivamente, un clásico.

      La peli no tiene mala pinta, pero tampoco especialmente buena. Como casi todas las de Marvel por otra parte, cosas de la política de estudios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: