El hombre dibujado

la esbilla entintada

El héroe caótico: Dial H. Dentro de ti

Publicado en Ultramundo

dial_H_okBR

(…) Por lo general estos suelen pensar que es muy sencillo escribir un tebeo, para luego encontrarse que, precisamente, en esa simplicidad se agazapa, insidiosa, una complejidad  terrible, una sofisticación que tiene que ver con la yuxtaposición y complementariedad del texto y la ilustración y con la continuidad de la viñeta. A Mieville, al menos en los capítulos de su serie que contiene este primer volumen, le ha pasado un poco esto. No domina el nuevo medio todavía, su diferente sintaxis a la de la página de una novela.

thedialTampoco ayuda el dibujo de Mateus Santolouco (ni mucho menos el pésimo coloreado), farragoso en lo narrativo, feísta en los artístico, donde vendría a sintetizar dinamismo manga y sobredibujado noventero USA. Con lo cual el confusionismo, que llega a lo ininteligible, de este primer arco argumental, complementado por una historia de engarce donde dibuja, sin ganas, David Lapham, y el comienzo de un segundo arco más prometedor, en gran parte por la narrativa más concreta y menos saturada del  italiano Riccardo Burchielli.

Hay además un contraste doloroso entre el batiburrillo interior, donde no faltan ideas, ni fogonazos de genio, y el prodigioso empaquetado. La presentación de Brian Bolland en forma de portadas no solo resulta mucho más sugestiva, imaginativa e intrigante que sus interiores sino que, encima, lo cuenta mejor. (…)LEER

captain-lachrymose

Decía antes que no faltan ideas, ideas locas y diseños surreales que quizás, y vuelvo a mi desconocimiento sobre la obra en novela de Miéville, pertenezcan a su imaginario, a su iconosfera. Como lo ignoro, entonces, mi percepción de los aberrantes, demenciales, héroes en los cuales el pobre protagonista, un tipo vulgar a más no poder al cual le caen en las manos un artefacto de ciencia imposible, se encarna al marcar la H de Héroe son los de restos de serie de la cabeza de Grant Morrison. Descartes de La Patrulla Condenada en una serie que evoca, sin conseguirlo, los pantanosos espacios de la (meta)ficción de Animal Man.

dialh4_600Dial H parece, a la vista, una serie perdida de la Vertigo original, un hijo extraño que se quedó en un cajón. Pero en realidad, y fuera de su colorido reparto de superpoderes absurdos, resulta ser una saga superheróica no solo de manual, sino que bastante formuláica y vulgar, que en ningún momento Miéville trasciende como si lo hacía Grant Morrison en aquellas primeras obras norteamericanas. No hay aquí un uso de los patrones reconocibles para ir más allá de los mismo, simplemente un aventura apocalíptica básica donde el superhéroe de turno, si bien esta vez provisto de habilidades estrafalarias en grado máximo, salva el día.

No hay, de momento, un cuestionamiento del o real, pese a o fértil que sería el terreno para la paranoia, ni una sublimación fantasiosa de la vulgaridad solo archivillanos de métodos implacables cuyas creaciones se les escapan de las manos, malos-pero-buenos de trágico pasado y misterioso aliados del héroe que le sirven de maestros. Todo un poco más raro de lo habitual, pero tampoco demasiado.

dialh5_600

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: