El hombre dibujado

la esbilla entintada

¡Santuginizate!: De buen humor. La modernidad cómica de José Santugini.

El de José Santugini es uno de esos nombres secretos de la cultura española que son como figuras singulares similares a los pasatiempos de unir los puntos donde si trazas líneas acabas por conseguir un dibujo antes oculto. Si uniese esos puntos de la cultura española conseguirías no un dibujo, sino una cartografía alternativa que quizás te llevase de Santugini a Santiago Lorenzo con paradas, por qué no, en el prologuista y antólogo del maravilloso volumen De buen humor primorosamente editado por los logroñeses, y por tanto también azconianos, Pepitas de calabaza.

Es verdad que algunos de esos nombre no son exactamente secretos, caso, y pro circunscribirse al Siglo XX, de los de Wenceslao Fernández Florez, Julio Camba, Edgar Neville, Azcona, Fernán-Gómez, el pintor José Solana, Jardiel y Mihura o el inconmensurable Ramón Gómez de la Serna… pero otros como el de Enrique Herreros. López Rubio, Tono o el homenajeado aquí Santugini permanecen a la sombra, cómodamente aparcados en un rincón de la altercultura popular española.

Quizás el caso de Santugini sea parcialmente explicable por su condición de no-codornicista y su adscripción a una cabecera que era más que tal cosa era una declaración de principios que se extendió más allá de la desaparición de la revista en el 31: Buen Humor.Jos%C3%A9%20Santugini,%20por%20el%20m%C3%ADtico%20Cronos%20(1942)%20-%20Caricatura

Fuera de la Otra Generación del 27 y del ala ramoniana el sol clienta todavía menos, pero Santugini estuvo junto a ellos en la reformulación del humorismo español, la relectura del casticismo mediante la vanguardia, la absurdización del costumbrismo, la voladura de la realidad circundante para ser sustituida por una propia donde las leyes de la lógica equivalían a la voluntad del humorista.

Santugini murió en 1958 y ya pocos se acordaban de él. Al contrario que sus contempotáneos, otra sombra, no consiguió con éxito trasvasar su comicidad breve al campo del teatro y donde si triunfo, como guionista de cine, el anonimato venía casi de serie.

Fue uno de los más grandes guionistas del cine español, y otra singularidad en el oficio. Estuvo en el natalicio, doble, del policial español moderno escribiendo Brigada criminal para Iquino en 1950. Antes había adaptado a otro fundamental del la altercultura como Emilio Carrere en La torre de los siete jorobados, esa puerta hermética y mágica a los pasadizos subterráneos de la ficción española. Todavía antes había escrito para Rafael Gil al comedia tiernoabsurda Viaje sin destino en 1942 e incluso antes, antes, había dirigido Una mujer en peligro, una pieza escondida el 36 que ya fusionaba crimen, fantastique y humor con un escenario muy querido en sus propios cuentos: el caserón abandonado.

Una mujer en peligroY entre medias de todo esto su colaboración con Ladislao Vajda, extendiéndose durante casi una década y alumbrando títulos como Séptima página, un curioso film periodístico-criminal de estructura coral, la revisión metalingüística de la zarzuela Doña Francisquita con tonos lubistchianos, la comedia capriana Un ángel pasó por Brooklyn o las rotundas obras maestras Carne de horca, una implacable mirada desmitificadora al bandolerismo, El Cebo, un policial europeo moral de estremecedora profundidad o esa obra maestra del neorrealismo español que es Mi tío Jacinto.

Pero lo que el volumen De Buen Humor pretende reivindicar no es tanto este Santugini cinematográfico, aunque de rebote también contribuya a tal cosa, como el Santugini humorista y cuentista, un recorrido por la modernidad ligera, festiva, surreal y absurda, a veces hasta tierna y emotiva de los 20 y 30. A través de las sintéticas explicaciones de Santiago Aguilar que puntean las divisiones internas de la antología recorremos un humorismo con querencia por el retruécano y la perplejida, de filiación fantástica, donde el absurdo es la nueva cotidianeidad, cinéfilo, deslumbrado por el cinematógrafo más bien, europeísta, moderno (otra vez) poblado de suicidas, antropófagos, exploradores, neurasténicos, espiritistas, cacos y faquires todos retratados con ternura, agilidad de dibujante con letras y volutas de art déco.

De buen humor garantiza lo que su titulo indica y sirve, de paso, para sumar un punto más a ese mapa alternativo que decía al principio de todo esto.

14492646

*Mañana, 6 de Marzo, se presentará en el Cine Doré de Madrid el presente libro santuginiano De buen humor. Allí estará el propio Santiago Aguilar acompañado de Jordi Costa. Por si no fuera suficiente la tarde se redondea con la proyección del único largo dirigido por Santugini: Una mujer en peligro http://www.srfeliu.es/de-buen-humor-en-el-dore/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: