El hombre dibujado

la esbilla entintada

El murciélago hermético: Batwoman. Hidrología. El arte misterioso de J.H. Williams III

Publicado originalmente en Ultramundo: critica-de-batwoman-hidrologia-por.html

Uno llega a un punto donde está saturado de la visión, más canonizada que canónica en realidad, sobre un personaje o su universo y entonces agradece las fugas, las caras b de esos singles que todos sabemos ya de memoria. Algo así me pasa con Batman, con el Batman noir instaurado post-Miller con mayor o menor fortuna. (seguir) 

Pero lo negro es solo otra de las muchas caras de Batman y su mundo, incluso lo negro puede admitir otros tonos. Lo que me gusta de la etapa emprendida por Grant Morrison, muy polémica entre el aficionado y ya cercana a finalizar una vez que termine su singular Batman Inc., era la voluntad del guionista de integrar todos esos colores de Batman y de su Universo, de validarlos por igual bajo un prisma general que rendía tributo a la cultura pop. El Batman visto por Morrison puede ser noir también, pero atravesado de psicodelia, de pulp descarado, un whodunit del otro lado del espejo. Épico, cósmico, naif… pero también introspectivo, reflexionando sobre la historia y las encarnaciones del personaje.

Algo similar es lo que me pasa con Batwoman, un personaje creado en comandita por Rucka y el archigenial J.H. Williams III en las páginas de 52 y desarrollada después en un puñado de memorables números de la cabecera Detective Comics. Rucka la dotó de carácter, motivaciones y personalidad convirtiendo a Kate Kane, equívoca niña rica, exmarine y lesbiana reivindicativa, en un personaje tan interesante como su alter ego Batwoman. Y gracias al talento mutante de Williams III –con la esencial colaboración del portentoso Dave Stewart al color-, la heroína adquiere un microuniverso único, una iconografía hecha para durar y un diseño fascinante por su grado estilización, simplicidad icónica, erotismo perturbador y capacidad evocadora. Verdaderamente un tebeo de esos que se explican con solo mirarlo, en virtud de su personal diagramación y diseño, una versión única en algún punto entre el Art Nuveau, el art déco y la historia del tebeo casi al completo, con una insólita capacidad para aplicar cualquier técnica de dibujo, incluso dentro de la misma viñeta, sin que esto emborrone el flujo narrativo. De hecho uno de los mayores alardes de este segundo volumen radica en la manera en al cual Williams III sintetiza el argumento del pasado tomo, simultaneado en la página ala narración del presente en un impresionante todo, muy coherente con su elegancia a la hora de yuxtaponer acciones simultáneas o combina otras paralelas. (seguir)

 Y lo que hace no es otra cosa que profundizar en sus propios intereses como autor, apartándose de las preferencias más policiales que asomaban en la segunda historia guionizada por Rucka – incluida también en el anterior volumen de Batwoman y sintomáticamente dibujada por Jock con un estilo muy diferente- para  potenciar el lado mágico-pagano del cómic. Batwoman es así, la esquina esotérica de bativerso, un fascinante rincón gótico, de alma pulp y mecánica básica de relato policial. Un Gotham más espectral, regido por extraños cultos y ritos, saturado de simbología ocultista y dominado, en la sombra, por La Religión del Crimen, que persigue a Batwoman con más idolatría que ansias de terminar con ella.

Al igual que el primer arco argumental que trasteaba con el mito de Alicia para plantear una, literal, doble maligna de Batwoman, aquí vuelve sobre el imaginario popular para componer una trágica villana a partir del folklore mexicano entorno a La Llorona, secuestrando a niños en Gotham entre apariciones fantasmagóricas dominadas por el simbolismo del agua, en relación a la muerte y la venganza, lo cual introduce en elegante sincretismo ciertos valores del kaidan, las historias japonesas de fantasmas. Las cuales, por su naturaleza, le permiten al dibujante unas composiciones barrocas que renuevan el concepto de viñeta y algunas ilustraciones de belleza espeluznante.

A esta trama principal, canónicamente detectivesca en el fondo, pero enriquecida por su tratamiento atmosférico y desenvueltamente fantastique, Williams III añade una subtrama que le permite incorporar al reparto a la carismática agente del DEO Cameron Chase protagonista allá por 1998 de una serie de culto titulada Chase, donde Williams III pulía su estilo –muy influenciado entonces por el arte de Tony Harris en la no menos art déco Starman–  al tiempo que colaboraba a modo de co-guionista junto a D. Curtis Johnson. Junto a ella también regresa parte de su elenco, principalmente el manipulador y visualmente impactante Huesos, -personaje nacido en aquella Infinity Inc. de mediados de los 80 y recuperado puntualmente en la excelente JSA o en otra serie que mereció mejor suerte como fue la última Manhunter-, una atmósfera distintiva y una mirada personal sobre el cómic de superhéroes. La verdad es que ya aquella serie estaba permanentemente abierta a la excentricidad, lo fantástico/onírico/terrorífico y hasta lo lisérgico, y lícitamente puede verse hoy como un banco de pruebas para la presente Batwoman.

Anuncios

9 comentarios el “El murciélago hermético: Batwoman. Hidrología. El arte misterioso de J.H. Williams III

  1. John Space
    28 Nov 2012

    Todavía no me he puesto con el DCnU, así que mencionaré que Scott Kolins es un caso similar al de JHW: durante años escribió el estupendo Flash de Johns, y cuando éste dejó la serie Kolins demostró que él también sabía escribir; sus miniseries sobre los Rogues brillan con luz propia.

    • John Space
      28 Nov 2012

      “Durante años dibujó”, quería decir.

    • adrián esbilla
      28 Nov 2012

      Kollins le daba una personalidad increible a auqel Flash, que es lo mejor que ha escrito y que escribirá Johns, más que nada por su falta de pretensiones, su humanidad y su sentido de lo superheróico. Y lo hacía desde un estilo, de dibujo y de color, por típico del cómic USA de superhéroes. En eso también es equiparable a J.H. Williams III. Para mi lo mejor de Batwoman es que está en un esquina del DCverso, allí nadie la molesta y cuando se cruza con otros personajes lo hace por el gusto de los autores, como su crossover con Wonder Woman, otra serie estupenda que va por libre en el guión y en lo gráfico.

      • John Space
        28 Nov 2012

        Ayyy, Azzarello. Leí tantos libros malos o normalitos tuyos que aunque estés haciendo una gran WW ya no quiero saber nada de ti.

      • adrián esbilla
        28 Nov 2012

        Debo decir que usted se lo pierde. También le tengo ganas a ese Spaceman que sale ya mismo.

  2. John Space
    2 Dic 2012

    Bueno, eso y el que haya caído tan bajo como para colaborar en esa “cosa” llamada Before Watchmen.

  3. José Martínez Ros
    5 Sep 2013

    Su reseña es mejor, pero le dejo la mía (Mr. X)
    http://www.notodo.com/libros/comic/4759_j_h_williams_iii_batwoman.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: