El hombre dibujado

la esbilla entintada

Las justificaciones: Primera sangre, David Morrell, 1972

Primera sangre, David Morrell, 1972

Pese al lastre del recuerdo de la malversación, participada por el propio autor que colaboró en alguna de las secuelas (literales y metafóricas) literarias, en forma de variaciones/degradaciones sobre su personaje central Primera sangre permanece. Visceral y frenético, de una fisicidad palpitante y una capacidad de penetración en la mentalidad de la violencia escalofriante. A Rambo no le dejan en paz, pero tampoco Rambo quiere que le dejen en paz. Necesita una excusa, una justificación. El sheriff de un pequeño pueblo colisionará con algo tan feroz que terminará por devorarlo todo. La chispa y la dinamita, fuegos apagados con gasolina o morder lo que no puedes tragar. Un pequeño malentendido se convertirá en un apocalipsis. Morrell conquista al tiempo territorios físicos y metafísicos en una aventura regresiva de lo mundano a lo abstracto. Acogiendo, sin perder el tono directo de narrativa de acción, la barbarie post-bélica, la neurosis, la metáfora y el terror en el corazón del bosque. Seco en la escritura, con nervio en al descripción no es por ello un libro sin estilo, o ambición de estilo, algo que busca, y encuentra, combinando lo expositivo con el monólogo interior progresivamente desquiciado de sus dos antagonistas. Cualquier similitud con el, por otra parte, digno producto de acción cruda que es el Acorralado de Ted Kotcheff resulta puramente circunstancial. Las alteraciones son innumerables, y tiene que ver no solo con la  capital de su final, ineludible, sino con la banalización del conflicto entre los antagonistas, con la simplificación de sus motivaciones/caracteres y con la conversión de John Rambo, ese imparable ejercito de un solo hombre fabricado para matar y luego abandonado en la civilización, de desecho, usando la terminología de Michael Herr, a héroe. Síntoma primero del revanchismo ideológico de la era Reagan, donde el rearme moral incluía vencer guerras desde la ficción que habían sido derrotas en la realidad.

Anuncios

3 comentarios el “Las justificaciones: Primera sangre, David Morrell, 1972

  1. John Space
    14 Feb 2012

    A principios del siglo XX, los intelectuales desconfiaban del cine; las adaptaciones literarias que empezó a hacer Hollywood no contribuyeron a solucionar el problema. Y esta Primera Sangre (?o era Rambo 1?) demuestra que razón no les faltaba; aunque aquí se trata de un autor que tampoco pretendía revolucionar la literatura con sus thrillers, claro…

    Y hola de nuevo, zape.

    • adrián esbilla
      14 Feb 2012

      Pues era Primera (y última) sangre y terminó por ser Rambo 1.

      Hombre aquí en España los Jacinto Benavente, Jardiel o Mihura eran grandes defensores y del cinematógrafo.

      Y hola de nuevo también, siempre se agradecen las visitas de los buenos y viejos compinches.

  2. Pingback: Si Lees Se Nota - Deja la luz prendida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Categorías

Ahora en La Esbilla

A %d blogueros les gusta esto: